<< Volver
Cómo alquilar una vivienda de forma segura

Cómo alquilar una vivienda de forma segura

6 Junio 2017 / Otras

Entramos en una época donde los alquileres suben como la espuma, viéndose implicados en esta circunstancia tanto propietarios como arrendatarios. Debido a la gran afluencia de páginas web destinadas al alquiler de viviendas, son muy pocos los que suelen recurrir a una inmobiliaria (sobre todo para períodos vacacionales) para alquilar una casa o aparamento.

Por suerte, la seguridad en este tipo de webs está bastante controlada actualmente gracias a diversos protocolos o las políticas de privacidad de dichas plataformas, y tenemos referencias de antiguos inquilinos que nos llevan a decantarnos por determinadas opciones de alquiler. Aún así, todavía existen quienes consiguen darnos "gato por liebre" aprovechándose de nuestra prisa por alquilar.

Para propietario e inquilino, por tanto, la seguridad está en juego y deben poner toda su atención y los medios oportunos tanto para asegurarse de que el inquilino es de fiar como para evitar fraudes en lo que creían que serían unas vacaciones soñadas. Aunque los consejos que vamos a dar a continuación también son factibles en caso de alquileres a largo plazo.

Si eres propietario:

  • Para evitar inquilinos morosos, haz la selección de forma segura. Puedes solicitar su nómina y contrato de trabajo, o en su caso un aval.
  • Deja todo por escrito a través del correspondiente contrato de arrendamiento, de acuerdo a las leyes.
  • Puedes solicitar una fianza para cubrir posibles desperfectos ocasionados por el inquilino. Además, para asegurar que el pago se realice o cubra la mayor parte del tiempo de estancia, la ley permite exigir cualquier tipo de garantía del cumplimiento de las obligaciones de pago de manera adicional (por ejemplo, adelantar el pago de dos meses), para así cubrir posibles impagos.
  • Se recomienda alquilar a través de inmobiliarias o profesionales, ya que su política de trabajo permite identificar correctamente a los inquilinos y hacer la selección de forma segura.  
  • Trata cara a cara con el inquilino.
  • Antes de entregar las llaves, realiza un inventario de todo lo que hay en la casa y haz fotos de electrodomésticos y otros objetos importantes. No dejes objetos de valor personal en la casa, joyas o dinero.
  • Haz un seguro para evitar sustos.
  • Recuerda a tus inquilinos las principales medidas de seguridad: no dejar ventanas ni balcones abiertos, y no apuntar la dirección en las llaves en caso de pérdida.
  • Respeta siempre la privacidad de tus huéspedes. Indica claramente si tu alojamiento dispone de cámaras de seguridad o cualquier otro dispositivo de vigilancia tanto en las zonas interiores como exteriores.
  • Al hilo de la seguridad, ofrece medidas adicionales de seguridad, como rejas, puertas blindadas, caja fuerte, que aumente la confianza del inquilino.
  • Como medida adicional, cuando el inquilino finalice su contrato de arrendamiento y deje la vivienda, puedes proceder a cambiar el bombín y las llaves.

Si eres el inquilino:

  • Si vas a alquilar a través de Internet, asegúrate de que sea una página de confianza, que su url comience por https:// y las opiniones de otros usuarios sean positivas.
  • No te fíes de gangas y mira primero el precio medio de la zona donde quieres alquilar para estar más o menos informado de lo que puede costarte.
  • Lo ideal es poder visitar el piso en persona, pero si lo haces por Internet, la mayoría de las veces alquilamos fiándonos de lo que vemos. Solicita al propietario diferentes fotografías e información sobre el inmueble. Además, en gran parte de estos sitios web hay opiniones fiables de antiguos inquilinos y turistas que pueden servirte de orientación y le dan mayor credibilidad al anuncio.
  • Elige un método de pago seguro.
  • Realiza un contrato por escrito.
  • No des todo el dinero por adelantado. Si alquilas a través páginas web es, en la mayoría de los casos, la propia web la que se encarga de la gestión del pago, por lo que, tratándose de un sitio fiable, es la opción más recomendable en caso de que haya algún problema con el propietario.
  • Una vez en la casa o apartamento, vigila tu seguridad tal y como lo haces en tu casa: no dejes ventanas ni balcones abiertos, no dejes objetos de valor a la vista, no pongas la dirección de la casa en las llaves, recoge la publicidad del buzón.
  • Al entrar por primera vez en la vivienda, repasa con el propietario o empleado de la agencia todo el mobiliario para verificar su estado.
  • Desconfía de propietarios con los que nunca es posible contactar por teléfono o que se niegan a darte un número de teléfono.
  • Por supuesto, no des pistas en redes sociales de donde estás alojado. Este tipo de viviendas también son blanco fácil de ladrones.
  • Si vas a alquilar la vivienda durante algunos meses o toda la temporada de verano, por ejemplo, una vez firmado el contrato puedes cambiar el bombín de la puerta para asegurarte de que nadie más pueda acceder a la vivienda sin tu consentimiento en el caso, por ejemplo, de que la casa haya estado alquilada anteriormente. Una vez finalice el contrato, puedes volver a dejarla con el bombín original.
Comparte esta entrada

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.

Saber más Aceptar